divendres, de març 28, 2008

Quieres un cigarrillo?

¿Quieres un cigarrito?

El tabaco es una sustancia con más de 8.000 años de antigüedad. Con el paso de los años su uso ha ido cambiando y la forma de utilizarlo. La forma mas conocida de utilizar el tabaco es fumárselo, pero antiguamente también se aspiraba por la nariz, se masticaba, se comía, se bebía, se untaba sobre el cuerpo, en gotas para los ojos y en enemas.

El tabaco arde a una temperatura de 1.000º C. en cada calada de un cigarro 5.000 elementos químicos se desprenden en distintas fases (gaseosa, sólida o de partículas) del humo del tabaco. El tabaco ha sido usado como insecticida por sus altos contenidos en sustancias mortalmente tóxicas. El alquitrán que contiene un cigarrillo esta contenido en el papel en el cual esta liado. Son los círculos que rodean el papel del tabaco, ya que están puestas con la intención de que se produzca una combustión lenta.

En el mundo entero hay más de 1.100 millones de fumadores. El porcentaje de fumadores es mayor en mujeres. Es la droga que más dependencia crea después de la heroína.
Cada día el consumo de tabaco de hace a una edad más temprana, actualmente está entre los 12 y 14 años. Los jóvenes empiezan a fumar tan temprano debido a querer aparentar más edad, al tener amigos mayores, al hacer botellones, al salir de fiesta… Con estudios sea demostrado que a lo largo del tiempo el motivo por el cual se fuma también ha ido cambiando. Antes estaba bien visto fumar en actos sociales, hoy en día ese concepto a cambiado.

El principal componente activo, es la nicotina, que actúa sobre el sistema nervioso central. El fumador sufre una dependencia física y psicológica y una vez que intentan dejar de fumar genera un síndrome de abstinencia, denominado tabaquismo. En casos de enfermos de depresión sólo es aconsejable dejar de fumar si va acompañado de la ingesta de nicotina en chicles o por cualquier otro procedimiento diferente sí no se hace así el estado de los enfermos depresivos se agrava la ansiedad y la tensión muscular aumenta y también las probabilidades de suicido. También supondría un gran problema en caso de obesidad mórbida, ya que dejar de fumar aumenta el apetito.

El consumo continuo de tabaco es un factor de alto riesgo en enfermedades respiratorias cardiovasculares, distintos tipos de cáncer y especialmente es perjudicial durante el embarazo. En una embarazada puede afectar al feto en la función pulmonar al nacimiento, a veces provocando asma, raquitismo, muerte súbita fetal, tabaquismo pasivo,…
Ylenia Jacinto Migueles

2 comentaris:

Georgina ha dit...

El tabaquismo

¿Qué es el tabaquismo?
-Es una dependencia a la nicotina del tabaco.

¿Por qué se produce la adicción?
-Fumar dispara nicotina al cerebro más rápido que cualquier otro método de consumo, dando control sobre la dosis exacta deseada. Estos dos elementos (rapidez y control) aumentan considerablemente la adicción a la sustancia. Es como la droga ideal, porque la nicotina cumple una doble función, actuando como estimulante, pero relajando al mismo tiempo.

¿Qué enfremedades causa el tabaquismo?
-Tabaco y cáncer: el tabaco es la principal causa de cáncer de pulmón. El tabaco se ha relacionado con diferentes cánceres: cáncer de pulmón, laringe, orofaringe, esófago, estómago, páncreas, hígado, colon, recto, riñón, vejiga, mama, aparato genital, linfático.

Cáncer de pulmón: el fumar cigarrillos causa cáncer de pulmón. Sustancias dañinas, llamadas carcinógenos, en el tabaco, dañan las células de los pulmones. Con el tiempo, las células dañadas pueden hacerse cancerosas.

Tabaco y patología vascular: la mortalidad por enfermedades vasculares aumenta en los fumadores. El tabaco multiplica por cuatro la probabilidad de padecer una enfermedad coronaria o cerebrovascular.

Tabaco y enfermedad respiratoria no tumoral: en los fumadores, el tabaco provoca sintomatología respiratoria y deterioro de la función pulmonar. El tabaco causa hipersecreción, lo que da origen a tos y expectoración crónica en los fumadores.

Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica: esta enfermedad se caracteriza por la presencia de una obstrucción crónica y poco reversible al flujo aéreo, causada, fundamentalmente, por una respuesta inflamatoria anómala al humo del tabaco.







Síndrome de apnea obstructiva durante el sueño: esta enfermedad es debida a episodios repetidos de obstrucción o colapso de la vía aérea superior que tiene lugar mientras la persona afectada duerme. Esto provoca colapso, bien mediante la reducción (hipopnea) o bien mediante la detención completa (apnea) del flujo de aire hacia los pulmones, y puede producir entre otros efectos una disminución de los niveles de oxígeno y un aumento del nivel de anhídrido carbónico en la sangre, así como un pequeño despertar a menudo subconsciente (arousal), que permite recuperar la respiración normal hasta que se produce el siguiente episodio.

Se ha descrito otras enfermedades respiratorias en relación con el tabaco como la fibrosis pulmonar idiopática, bronquiolitis obliterante con neumonía organizativa (BONO), granuloma eosinófilo, hemorragia pulmonar y enfermedad pulmonar metastásica. Existe evidencia de que el tabaquismo es un factor predisponente importante en el neumotórax espontáneo. Es un factor constante en la Histiocitosis X. La neumonía intersticial descamativa también está asociada al consumo del tabaco.

Tabaco y patología dermatológica: fundamentalmente con un efecto de envejecimiento precoz y aparición de arrugas faciales (rostro de fumador). Para evitar este problema los fumadores deben beber aproximádamente un 50% más de agua que los no fumadores, ya que el fumar produce un cierto grado de deshidratación. Igualmente un estudio detecto que el 42,2 por ciento de las adictas al tabaco desarrollaron acné no inflamatorio; dolencia caracterizada por presencia de poros cerrados, quistes y puntos blancos y negros.

Tabaco y enfermedad dental y periodontal: infecciones localizadas que afectan los tejidos que soportan y rodean los dientes. Los dos tipos más comunes de enfermedad periodontal son la gingivitis y la periodontitis.

La gingivitis: una condición previa y reversible es una inflamación de los tejidos que rodean los dientes. Los sujetos con gingivitis tienen las encías blandas, edematosas y rojizas que pueden sangrar bajo una presión
moderada como es el cepillado de dientes.

La periodontitis: es una condición inflamatoria progresiva que destruye las fibras de los ligamentos periodontales y el hueso alvéolar y puede, eventualmente ocasionar la pérdida de los dientes. Aunque la gingivitis suele preceder a la periodontitis, no todas las gingivitis progresan a periodontitis.

La enfermedad se inicia mediante los efectos de los productos metabólicos de las bacterias de la placa dental. Otros factores asociados incluyen el tabaco, la deficiencia en vitamina C y las prótesis dentales.

Tabaco y patología digestiva: el consumo de tabaco se ha asociado con la gastritis, úlcera gastroduodenal, esofagitis por reflujo, hipertrofia de papilas gustativas con déficit del sentido del gusto, y los cánceres de boca, lengua, laringe, esófago y páncreas.





¿Qué se puede hacer para dejar de fumar?
-Busque información sobre las diferentes opciones de ayuda disponible.
Elija un buen momento para dejar de fumar. No trate de dejarlo cuándo esté en situaciones de estrés o cambio.
Escriba una lista de razones para dejar de fumar.
Fije una fecha para dejar de fumar.
No compre tabaco y retire todos los ceniceros, cerillas y mecheros de su casa, automóvil y lugar de trabajo.
Una vez que deje de fumar, no fume.
Pida ayuda a sus familiares, amigos y compañeros de trabajo.
Solicite que no le ofrezcan ni le pidan tabaco y que no fumen en su presencia.
Pida a las personas de su entorno que le ayuden y le animen en los momentos difíciles y que le feliciten cuando lleve tiempo sin fumar.
Durante los primeros días cambie su rutina. Utilice una ruta diferente, desayune en un lugar diferente, tomé alguna infusión en lugar de café.
Cuando sienta deseos de fumar realice actividades alternativas. Hable con alguien, salga a pasear, ocúpese con alguna tarea, tome agua, zumo, chicles sin azúcar, fruta, beba mucho agua y otros líquidos, etc.
Reduzca la tensión. Realice ejercicio, tome un baño caliente, respira profundamente, etc.
Planee hacer cada día alguna actividad que le resulte gratificante.
Disfrute cada día que lleva sin fumar.
Identifique aquellas situaciones que pueden inducirle a fumar; como pueden ser los acontecimientos sociales (fiestas, celebraciones), situaciones estresantes negativas (muerte de un ser querido, enfermedad grave, dificultades en el trabajo), situaciones de tensión (discusión, conflictos familiares), etc.
Piense cual sería su reacción en estas situaciones y planifique alternativas al consumo de tabaco.
No olvide que estas situaciones no cambian por fumar.

lortab ha dit...

Nosotros muchas veces somos culpables de las enfermedades que padecemos, está en nosotros la calidad de vida que queremos llevar. Si dejaramos de fumar cuantas enfermedades dejaríamos de tener y además cuantas muertes al año se evitarían por dejar de fumar. El tabaquismo causa muchas enfermedades que afectan la salud de las personas como el cáncer, el asma y el enfisema pulmonar. Se debe buscar alternativas para que las personas empiecen a dejar de fumar por el bien de su salud y de su economía.